Viajar con niños, nuestra experiencia.

“El viajar es un placer, que no suele suceder” decía la canción que todos hemos cantado cuando de pequeños viajábamos en coche ¿verdad?. Pero cuando viajas 10000 km y coges tres aviones con dos niños pequeños la cosa cambia un poco.

Ya por fin puedo empezar a escribir en el blog, después de este mes que llevamos de adaptación en Zacatecas (México). Y tengo que contaros muchas cosas pero empecemos por el traslado y como es el viaje en avión con niños tan pequeños, se resume en unas cuantas palabras, ¡el viaje es agotador!, os contaré unos cuantos consejos para que sea más llevadero si este verano viajas con peques.

Si viajais fuera de la Comunidad Económica Europea necesitais pasaporte, también es válido el DNI pero los niños no suelen tenerlo, así que es muy común sacarse el pasaporte, tendreis que hacerles la foto y dirigiros a las comisarias que lo realicen, primer consejo, ¡llevar el dinero en metálico!. Cada pasaporte cuesta 26 euros y nosotros tuvimos que volver al día siguiente porque no teniamos suficiente dinero y la comisaria cerraba, también es imprescindible que vayan los dos progenitores y  cada uno tendreís que rellenar y firmar un documento.

Algunas aerolineas, sobre todo de vuelos largos, proporcionan unos asientos especiales para familias, los bebés menores de dos años sólo pagan aproximadamente el 10%  de lo que cuesta el pasaje del adulto o incluso puede que no pagen nada, pero no tienen derecho a asiento, deben ir con un adulto y con un cinturon que va aclopado al del adulto. Suelen ser asientos con más espacio e incluso te colocan una cuna, así que conviene llamar a la compañia con la que viajeis para que os puedan reservar estos asientos y así tener esta preferencia, que de verdad, después de  horas en el avión, se agradece.

En los aeropuertos suele haber zonas preferentes para familias con niños, para que no tengais que hacer cola a la hora de embarcar o en la zona de inmigración, pregunta al personal del aeropuerto, os ahorrará muchas horas de espera y muchos berrinches y disgustos.

Ya con los billetes sacados queda hacer la lista de cosas a llevar en nuestro equipaje de mano. Aparte de mudas de ropa, pañales, toallitas, agua, biberones y potitos (que por cierto podreis pasar sin problemas) os pongo algunas cosas que puede que si viajais por primera vez os pueden venir bien.

Lo primerito que va en mi maleta de mano, son como no, ¿lo adivinais?, ¡los portabebés! aunque esta vez no pude conseguir la mochila toddler para llevar a Juan y me arrepentí un montón porque hubo un momento justo al salir del primer vuelo que quería que lo porteara porque tenía sueño, así que tuve que ir con el mayor en una mochila standar, que le queda pequeña y con el peque en la bandolera. En los aeropuertos hay sillas de paseo que puedes coger pero creo que para bebés más peques un portabebes se hace imprescindible en este tipo de viajes.

También es importante algo de abrigo para el avión, en los vuelos largos cuando se hace de noche suele hacer frio, muchas veces viajamos en verano y no caemos que hará frio en el vuelo y aunque te dan mantas siempre viene bien llevar sudaderas.

Otro imprescindible y que les entretiene mucho tanto en los vuelos como en las horas de espera en los aeropuerto son los juguetes, claro que si es un juguete nuevo que no se espera, más todavía! Así que compramos una pizarra portátil, un libro (que por cierto hablaba de una niña que viajaba a México), un mini set de plastilina y algo para colorear, entre todas estas cositas nuevas y que en el vuelo largo hay una pantalla con muuuchas pelis para niños, el entretenimiento está asegurado ;).

 

El primer vuelo fue corto y fue coser y cantar pero cuando llegamos a Madrid tuvimos que cambiar de terminal y la verdad que fue una odisea, tuvimos que coger un bus que nos llevo donde teniamos que embarcar para el siguiente vuelo, importante que tengais en cuenta el limite de peso de las maletas, para vuelos transcontinentales suelen permitir hasta 23 kilos por maleta, si te pasas  aunque sea 1 kg tendrás que pagar 100 euros! Así que antes de salir conviene pesar las maletas para no llevarnos disgustos.

El vuelo a Ciudad de Mexico duraba 10 horas y era el que más nos preocupaba evidentemente, pero lo bueno que viajamos de noche y de las 10 horas durmieron 8, eso sí, acabé muerta porque estuve toda la noche con el peque encima. Cada asiento tiene una pantalla con muchas películas y series y las horas que estuvieron despiertos estuvieron muy entretenidos, aunque las últimas horas se hacen muy pesadas.

 

¡Llegamos a Ciudad de México! y aún nos quedaba un último vuelo . Llegamos a las 4 de la mañana hora de Mexico (aunque para nosotros eran las 12 de la mañana) y tocaba pasar por inmigración, esta parte se hace pesada pero si vais con niños pequeños suelen dar preferencia a las familias.

Por fin se acercaba la hora de coger el tercer y último vuelo, destino a Zacatecas, la ciudad que nos va a acoger durante un tiempo, este vuelo fue cortito y ya llevábamos muchas horas de viaje así que durmieron del tiron, yo no podía dormir pregúntadome como sería la ciudad, el hotel, la casa dónde ibamos a vivir.. y además estaba amaneciendo, así que aproveché para fotografia porque tenía unas vistas preciosas.

A las 8 de la mañana hora mexicana llegamos a nuestro destino, la ciudad comenzaba a levantarse, nos dio buena impresión pero era como si hubiermos vuelto atrás en el tiempo o estuvieramos en una película, la falta de sueño también te hace ver las cosas de otra manera 😉

 

Llegamos a nuestro hotel agotados, tanto que mi marido y yo nos mirábamos pensando la locura que habíamos cometido, incluso confieso que hubo un momento que pensé…mejor paso aquí el verano y me vuelvo con los niños,  despúes me di cuenta que con el cansancio no se piensa bien, decidí no pensar más y esperar al día siguiente. El problema era que nos quedaba todo un día por delante,  los niños igualmente agotados y por consiguiente inaguantables, había pensado en muchas cosas pero no recordaba lo duro que era la diferencia horaria, decidimos aguantar hasta la hora de comer para luego dormir una siesta pero error que cometimos porque nos quedamos profundamente dormidos y nos despertamos de noche (cuando ya era de día en España), nos costó hacernos al nuevo horario unos días, así que si viajais a paises con tanta diferencia horario con niños es para tenerlo en cuenta.

Ya ha pasado un tiempo desde que llegamos y puedo hablar con algo de perspectiva, los comienzos son bastante duros y estoy segura que muchas familias no están hechas para este tipo de vida, nosotros por suerte o por desgracía ya hemos vivido esto antes ( aunque no con dos peques), los primeros días no paras de pensar en tu casa, la familia y amigos y toda tu vida que dejas allí..pero poco a poco van pasando los días y  no te queda otra que verle el lado positivo a esta experiencia que poco os  espero ir contando en el blog.

Desde aquí le mando un beso fuerte a mi familia (falta mi hermana en la foto) que tienen que sufrir nuestra locura de vida ;). Os quiero.

¿Y vosotros habeis viajado con niños? ¿Qué tal vuestra experiencia?

 

 

 

 

 

1 comentario en “Viajar con niños, nuestra experiencia.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies